Comienza el año chino 4718: ¿en qué año estamos según otros calendarios?

Está dedicado al primer signo de su horóscopo, la rata

  • Comentar
  • Imprimir
Año de la Rata
Cartel de la celebración del Año Nuevo Chino en Madrid

Millones de chinos celebran este 25 de enero el Año Nuevo Lunar, dedicado a su primer símbolo del horóscopo, la rata. Según la tradición, las personas nacidas en un año de este símbolo son inteligentes y astutas.

Arranca así el año 4718, según su calendario. En China se usa habitualmente el calendario gregoriano (el que utilizamos en España), adoptado en 1912, pero el tradicional sigue marcando celebraciones y fiestas. Especialmente las de Año Nuevo, durante las que muchos viajan miles de kilómetros para reunirse con sus familias.

En el calendario chino, el año se divide en meses que siguen los ciclos lunares y duran 29 días y medio. El año de este calendario tiene 354 días, y el año nuevo puede variar entre finales de enero y principios de febrero (el año pasado fue el 5 de febrero, por ejemplo). Para compensar este diferencia de 11 días con el año astronómico y que cuadren meses y estaciones, hay que añadir un mes adicional cada dos o tres años. Como nuestros años bisiestos, pero con un mes entero. Es lo que ocurrirá este mismo año, cuando habrá dos meses cuartos (como si tuviéramos abril 1 y abril 2).

El año 1 de este calendario, equivalente al 2698 antes de Cristo, coincide con el inicio del reinado de Huangdi, o el Emperador Amarillo, un personaje mitológico cuyo reinado tradicionalmente se considera el introductor de avances como el arco y flecha, la escritura, y los carros y barcos de madera.

Además del calendario chino o el gregoriano, hay otras formas de estructurar el paso del tiempo en todo el mundo. En esta tabla puedes ver en qué año se encuentran algunos de estos calendarios y, a continuación, te contamos más sobre cada uno.

Verne

Calendario gregoriano

Este calendario es el que se utiliza en la mayor parte del mundo. Se compone de 12 meses y 365 días, con un año bisiesto cada cuatro para compensar el desfase de este calendario respecto a lo que dura un año astronómico, es decir, lo que la Tierra tarda en dar la vuelta al Sol. La referencia para el comienzo de este calendario es el año que se consideraba el nacimiento de Jesús.

Se empezó a utilizar en Europa en el siglo XVI, promovido por el papa Gregorio XIII. Sustituyó al juliano, introducido por Julio César en el año 46 a.C. Este calendario era similar, pero menos preciso: el desfase entre el año astronómico y el calendario era mucho mayor que en el gregoriano.

Calendario hebreo

Según este calendario, estamos en el 28 de tevet del año 5780 (a 25 de enero en el calendario gregoriano). El calendario arranca el año 3760 antes de Cristo cuando, según la tradición, Dios creó el mundo.

También sigue meses lunares, por lo que, como en el caso chino, hay que intercalar periódicamente un decimotercer mes de 30 días, que se añade cada dos o tres años (7 veces cada 19 años; el próximo será en nuestro 2024). Tanto este calendario como el gregoriano son oficiales en Israel, pero el hebreo se usa cada vez menos.

El año nuevo judío, Rosh Hashaná, se celebra el 1 de tishrei, que conmemora la creación del hombre. Este año será el 18 de septiembre (suele caer en septiembre u octubre). Los dos días de celebraciones dan paso a los diez días de arrepentimiento, que a su vez culminan con Yom Kipur, que se celebrará el 27 de septiembre.

Calendario musulmán

Estamos en el 29 de Yumada al-Wula del año 1441 del calendario musulmán, que arranca con la Hégira, la migración de Mahoma de La Meca a Medina el 16 de julio del año 622. Este calendario consta de 12 meses lunares y un año de 354 o 355 días.

No hay meses intercalados cada cierta cantidad de años, como ocurre con los calendarios chino y judío, por lo que los meses y las estaciones no mantienen relación. El noveno mes, Ramadán, es un mes de ayuno que este año comenzará el 5 de mayo.

El calendario musulmán es oficial en países como Arabia Saudí y Yemen. Otros, como Egipto, Siria y Marruecos, usan tanto este como el gregoriano.

Calendario de India

Según el calendario nacional de India estamos en el día 5 del mes magha del año 1941. Este calendario fue establecido en 1957, aunque el gregoriano también es ampliamente utilizado en el país. El calendario de India está compuesto por 12 meses y 365 días. Hay cinco meses de 31 días, seis de 30 días y uno que tiene 30 o 31 en función de si ese año es bisiesto. Los nombres de los meses son diferentes a los del gregoriano.

El calendario empieza con el año el inicio de la era Shaka, que coincide con la coronación del rey Chasthtana en el año 78 del calendario gregoriano. El primer día de este calendario es el 22 de marzo del gregoriano (o el 21 en un año bisiesto). Sin embargo, el día de año nuevo no se celebra a la vez en todo el país, ya que hay regiones que, al menos para las fiestas, usan otros calendarios.

No son los únicos, claro. Podemos citar otros ejemplos, como el calendario norcoreano o Juche, instaurado en 1997. Arranca con el nacimiento de Kim Il-Sung, dictador que vivió entre 1912 y 1994, por lo que ahora va por el año 109. También el coreano tradicional, derivado del chino que estuvo en uso en Corea del Sur hasta 1896, cuando se adoptó el gregoriano. Aún se mantiene para las fiestas tradicionales y arranca en el año 2333 antes de Cristo, hace 4.353 años. Otros países asiáticos también han usado calendarios derivados del chino, como Japón, que adoptó el gregoriano en 1873.

Y según el calendario persa o iraní, estamos en el año 1398. Es oficial en Irán y Afganistán. Otro que se puede mencionar es el bereber o amazigh, que se comenzó a usar en 1980, pero arranca en el año 950 a.C., por lo que estamos en 2970.

Calendarios históricos y revolucionarios

Un calendario revolucionario de 1801. Getty Images

A lo largo de la historia se han creado muchísimos métodos y sistemas para contar el paso del tiempo y para dividir el año en meses y estaciones, con el objetivo, por ejemplo, de organizar las tareas agrícolas. En la mayor parte de los casos, los meses se basaban en los ciclos lunares, por lo que duraban 29 o 30 días. Muchas culturas tenían cuatro estaciones, como la griega, pero incluso esto podía cambiar: los egipcios hablaban de tres, siguiendo el ciclo del Nilo (las inundaciones, la época de siembra y la época de cosecha) y los babilonios tenían dos (equivalentes a verano e invierno).

En América, los mayas contaban con un calendario sagrado de 20 meses y 260 días sagrados que se combinaba con uno solar de 365 días y 18 meses. Estos años estaban incluidos en ciclos de 52 años y otros ciclos largos de 5.200 años, la llamada cuenta larga. La quinta cuenta larga terminó en diciembre de 2012, dando lugar a rumores e historias sobre el posible final del mundo.

El calendario gregoriano tuvo un competidor en el siglo XVIII: el revolucionario francés, que se aprobó en 1793 y que arrancaba en septiembre. El periodo de septiembre de 1792 a septiembre de 1793 fue el año 1 de la Revolución.

Este sistema contaba con 12 meses de 30 días. A final de año se añadían otros 5 días (o 6, en los años bisiestos) para fiestas y vacaciones. Los meses no se dividían en semanas, sino en “décadas”, que eran periodos de 10 días con una sola jornada de descanso, y tenían nombres relacionados con la meteorología y la agricultura. Por ejemplo, termidor venía del griego thermos (calor) y transcurría entre julio y agosto; brumaire, del francés brume (niebla) tenía lugar entre octubre y noviembre. Se abandonó en 1806. El 25 de enero sería el quinto día de la primera década del mes pluvioso del año 228.

En el siglo XX hubo otro intento similar: el calendario soviético. En 1929 Stalin introdujo una semana de cinco días, con un día de descanso que podía variar, intentando quitar las connotaciones religiosas de los domingos. Esto llevó a quejas de muchos trabajadores, al ver que su día libre podía no coincidir con el de su familia o amigos. Se aplicaron reformas y se extendió la semana a seis días, pero este experimento se abandonó en 1940.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne