Una madre neerlandesa da a luz en Bélgica para poder llamar a su hijo como su equipo de fútbol

La legislación de los Países Bajos impedía que lo llamaran Brian Feyenoord, según ha contado el padre

  • Comentar
  • Imprimir
Un bebé, en una foto de archivo, junto a un escudo del Feyenoord
Un bebé, en una foto de archivo, junto a un escudo del Feyenoord. Getty Images

"¿Qué hay en un nombre?", se pregunta una enamorada Julieta Capuleto, en la famosa obra de Shakespeare, ante la imposibilidad de estar con Romeo, que se apellida Montesco, los rivales de su familia. El dramaturgo inglés quería demostrar así que la importancia de la persona, o de una cosa, radica en sí misma y no en su nombre, y la frase se ha hecho muy popular con el tiempo. Hay otras denominaciones de ecos nada trágicos, pero capaces de transmitir también pasiones.

Unos hinchas neerlandeses del Feyenoord, el club de fútbol de la ciudad de Róterdam, han llamado a su hijo Brian Feyenoord, y no han reparado en gastos para lograrlo. Como no lo habrían aceptado en el registro civil de su tierra, la madre tuvo que trasladarse a la vecina Bélgica para dar a luz. Allí pudieron inscribir al niño sin problemas, y luego, dado que no pensaban pedir la ciudadanía belga, cumplimentaron la documentación oficial con los dos nombres una vez de vuelta en casa.

Ronald Wilson, el padre futbolero, ha contado su historia este miércoles en el programa de radio Mattie & Marieke, una emisión matutina muy popular de la cadena comercial Qmusic, y ha provocado las risas incrédulas de sus presentadores. "En Bélgica, las normas para los nombres propios son distintas a las nuestras, y por eso pudimos ponerle Feyenoord", ha dicho el padre. Según el Registro Civil neerlandés, "no se pueden inscribir nombres inapropiados, que sean insultos o palabrotas, nombres compuestos de varios nombres más, o bien apellidos, siempre que estos no se usen también como nombre propio, por ejemplo, Rosa".

Cuando los presentadores radiofónicos le preguntaron a Ronald Wilson que por qué eligieron Feyenoord para su hijo, su respuesta fue rotunda. Dijo lo siguiente: "¿Por qué se le pongo a un niño? Cuando nació mi hijo mayor, el futbolista Leonardo [Vitor Santiago, jugador brasileño, hoy en el FC Eindhoven] estaba en el Feyenoord, y muchos de mis conocidos llamaron a sus hijos Leonardo. ¿Qué ocurrió? Leonardo se fue al Ajax, de Ámsterdam, y se quedaron con el nombre de un futbolista de la capital, y no de Róterdam. Eso no me pasará, seguro", explicó.

Luego contó que su otro hijo, Mikey, se hizo famoso de pequeño "por hacer una peineta" en un partido de su equipo del alma. Efectivamente, la imagen de Middle Finger kid [el chico del dedo del medio], como se le conoce a Mikey en internet, se volvió tremendamente popular y cuenta con una entrada propia en la enciclopedia de memes Know your meme. Según cuenta esta página, la imagen fue tomada por el fotógrafo de la agencia Reuters Jasper Juinen en los prolegómentos de la final de la Copa de la UEFA de 2002 entre el Feyenoord y el Borussia Dortmund, y abundan las hinchadas que han versionado la imagen y que la han adaptado a sus propios colores.

Jasper Juinen. Reuters

Más allá del caso de Brian Feyenoord, los nombres más populares en los Países Bajos distan mucho de llamar la atención: en 2019 fueron Emma, para niñas, y Noah, para niños. Aunque el uso de nombre de equipos de fútbol es una rareza, también es cierto que en los últimos años han cambiado las tendencias a la hora de nombrar a los niños. El tirón de los famosos, ya sean cantantes o actores, o bien de personajes de ficción, en especial de series televisivas, resulta a veces difícil de resistir. Así, en 2017 había 40 niñas españolas que se llamaban Daenerys, la Madre de Dragones de la serie Juego de Tronos, según el Instituto Nacional de Estadística.

En 2015, una pareja española, Pilar García y Juan Carlos Expósito, consiguieron ponerle a su hijo Goku Ceferino, a pesar de proceder de la serie japonesa de dibujos animados Dragon Ball [Bola de Dragón]. En 2016, otros progenitores, Ñako y María, hicieron una petición en el sitio de web Change.org, con la que reunieron más de 40.000 firmas, para que su hijo pudiera llamarse oficialmente Lobo. Pese a la negativa inicial del registro civil de Fuenlabrada, en Madrid, la Justicia dio la razón a los padres, que pudieron llamar a su hijo como deseaban. Y en Francia, los padres de Fañch Bernard, un varón nacido en 2017, batallaron durante dos años hasta conseguir que las autoridades aceptaran la letra ñ, que no existe en francés, pero sí en la lengua de la región de Bretaña (al noroeste del país).

Hablando de nombres, el equipo de fútbol del Feyenoord se fundó en 1908 con el nombre de Wilhelmina (Guillermina), muy popular en la época por ser el de la entonces reina y bisabuela del soberano actual, Guillermo. No fue hasta cuatro años más tarde, en 1912, cuando adoptó su nombre actual, que se corresponde con el nombre del distrito de la ciudad de Róterdam.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne