"Ha merecido la pena": las enfermeras que volaron en avioneta para opositar en Madrid y Galicia logran plaza

"Hacer ese viaje fue la mejor decisión posible", dice Mercedes Gómez

  • Comentar
  • Imprimir
ATLAS

El 12 de mayo, a los 47 años, Mercedes Gómez viajó por primera vez en avioneta. "Fue una locura, un día que nunca voy a olvidar", dice a Verne por teléfono esta enfermera gallega. No volaba por vacaciones. Lo hacía para intentar conseguir un empleo fijo, después de más de 20 años de contratos precarios e interinidades. Alquilar un avión privado era la única forma de estar por la mañana en Madrid y por la tarde en Galicia, a tiempo para presentarse a las oposiciones de enfermería en las dos comunidades. "Pero ha merecido la pena", añade Gómez. Este lunes 2 de diciembre se enteró de que ha conseguido una plaza fija en la sanidad pública gallega, al igual que otros dos de los tres aspirantes que la acompañaban en el vuelo privado.

Su viaje en avioneta fue noticia en toda España en mayo. Todo empezó cuando esta enfermera publicó un post en su perfil de Facebook, en busca de personas que quisieran hacer las dos oposiciones y, así, compartir gastos de la avioneta. Costó aproximadamente 1.575 euros a cada una de las cuatro personas que viajaron, según explicaba Gómez en su publicación de Facebook. Esta cantidad solo costeaba la avioneta. No se incluye el viaje de ida de cada viajero ni la noche de hotel que pasaron en Madrid. Seis meses después, insiste en la misma idea que nos expresó en mayo, cuando hablamos con ella: "Nuestra economía no nos permite viajar en avión privado". Fue una excepción puntual "para conseguir una plaza, después de mucho esfuerzo".

Gómez logró su primer contrato como enfermera en 1998, cuando tenía 26 años. Más de dos décadas de contratos precarios e interinidades después, ha conseguido una plaza fija. Hizo el examen en las dos autonomías porque en Madrid había una ratio menor de aspirantes por plaza que en Galicia.

Mercedes Gómez y Vanesa Faro, durante la jornada de su viaje. Cortesía de Mercedes Gómez

"Hice el viaje por mí, pero creo que otras personas pueden aprender cosas de él. Hay que apostar para poder ganar", añade esta enfermera. Cree que su viaje en avión muestra "lo complicado que es acceder al sector público". Llevaba varios años como interina: "Es un poco duro, porque no puedes planificar nada. No sabes cuándo te van a llamar y cuándo no, ni dónde vas a trabajar en cada momento". "Imagínate lo contentos que están en mi familia. [Hacer el viaje] fue la mejor decisión posible", añade.

Gómez ha conseguido calificaciones suficientemente buenas como para tener plaza fija tanto en Galicia como en Madrid, pero se queda en su tierra. "Si no hubiera hecho el examen en Madrid por la mañana, habría estado mucho más nerviosa por la tarde para el de Galicia" comenta.

Los cuatro opositores que compartieron viaje en avioneta han tenido suerte dispar. Vanesa Faro, amiga de Gómez, también ha conseguido plaza. Asegura que el trayecto fue "la mejor inversión" de su vida, en declaraciones concedidas a la agencia Atlas. Lo mismo la tercera enfermera. Las tres aprobaron la oposición también en Madrid, pero se quedan en Galicia. Todavía no tienen claro dónde tendrán su plaza fija, ni siquiera la provincia, pero sí la seguridad de que será en su comunidad autónoma. En cambio, el cuarto integrante del viaje, un enfermero, no ha obtenido la calificación suficiente para tener plaza fija en Galicia. "Puede que acabe consiguiendo un puesto en Madrid, cuando empiece el baremo de los méritos [por años trabajados, investigaciones, formación académica...]", añade Gómez.

Aquel 12 de mayo, decenas de miles de personas se examinaron en ciudades de 13 comunidades autónomas, coincidiendo con el Día Internacional de la enfermería. Aspiraban a conseguir una de las más de 20.500 plazas de enfermería convocadas en la última Oferta Pública de Empleo (OPE). En Galicia había 830 plazas para 7.700 candidatos, mientras que en Madrid había 5.396 para 30.000 aspirantes.

Cuando hablamos con Gómez en mayo, al igual que ahora, fue muy crítica con la situación de la sanidad pública en su comunidad autónoma: "La elevada tasa de interinidad en la sanidad gallega es brutal. La sanidad pública parece no interesar a este Gobierno y se posiciona claramente por la sanidad privada, a pesar de que una gran parte de la población de este país no se la puede permitir y dejando así de lado al común de la ciudadanía".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne